0

LITERATURA

Poesias afanadas, Antologia Lunfarda

Se l´espiantó la chirusa…
Es cierto que él la cascaba.
Qué hombre, si ama a su papusa
no le sacude una biaba?

El amurao unos días
la aguantó broncando y triste,
para él ya no hubo alegrías
ni aún metiéndole al alpiste.

¡Jué una!…se fue diciendo.
Si yo la cacho la escracho
y lloraba al irse yendo,
lloraba, el muy macho.

Libro completo

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Facebook
Twitter
Google+
YouTube
RSS
EMAIL
PINTEREST
INSTAGRAM