0

LITERATURA

***AMPLÍA PIE DE FOTO*** GRA383. SALAMANCA, 06/07/2016.- Detalle del carné de prensa en la Guerra Civil española del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor de "El Principito", uno de los últimos hallazgos del Archivo Histórico Nacional de España de Salamanca. Se trata del carné de reportero de cuando recaló en España como enviado especial del diario Paris-Soir para informar del frente de Madrid durante la Guerra Civil (1936-1939). EFE/JMGARCIA

 Detalle del carné de prensa en la Guerra Civil española del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor de “El Principito”, uno de los últimos hallazgos del Archivo Histórico Nacional de España de Salamanca. Se trata del carné de reportero de cuando recaló en España como enviado especial del diario Paris-Soir para informar del frente de Madrid durante la Guerra Civil

Saint-Exupéry, piloto, novelista y corresponsal de guerra en España

MANUEL FLORENTIN 7/7/2016

Los viejos soldados nunca mueren, solo desaparecen”, decía Saint-Exupéry. Parecía como si supiera cuál iba a ser su destino. Tenía demasiados años (43), demasiado peso para entrar en la carlinga de su Lockheed Lightning P-38 F-5B y demasiadas cicatrices por sus accidentes aéreos. Sus mandos no confiaban en él, pero Saint-Ex, testarudo, terminó logrando lo que más quería, contribuir a la liberación de Francia, con lo que sabía hacer: volar.Formaba parte de una generación de intelectuales del período de entreguerras en los que es difícil disociar pensamiento y acción, reflexión y riesgo. Gran parte de su obra se basa en sus experiencias y emociones – también accidentes- como piloto.

Cambio de oficioNació el 29 de junio de 1900 en Lyon, en una familia aristocrática. Aunque fue mal estudiante, se le dieron bien las matemáticas, lo cual, unido a su curiosidad innata y a que era habilidoso, le permitió inventar a lo largo de su vida todo tipo de artilugios: patentó once inventos aeronáuticos.

Sus reportajes en Barcelona y Lérida fueron recogidos bajo el título de ‘España ensangrentada’

Aprendió a volar durante su servicio militar. Tras dejar el ejército intentó estudiar arquitectura y tuvo algunos empleos de oficina, pero no le satisfacían y terminó dejándolo todo para volar. Cubrió la línea Toulouse- Casablanca-Dakar; fue destinado al entonces Sáhara español, a Cabo Juby (Río de Oro); saltó a Argentina, donde voló sobre la “catedral de hielo” de los Andes; regresó a Casablanca, a la que unió en vuelos nocturnos con Port-Étienne. De estas experiencias salieron algunas de sus obras más conocidas, como Correo del sur, Tierra de hombres y Vuelo nocturno, con la que, prologada por André Gide, ganó el Premio Femina.

LINK PDF COMPLETO

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Facebook
Twitter
Google+
YouTube
RSS
EMAIL
PINTEREST
INSTAGRAM