0 0

POLITICA

http://palestinalibre.org/upload/vv10010.jpg¿Dónde va la ayuda internacional a los palestinos?

Una proporción enorme de la ayuda internacional destinada per cápita a la población palestina, así como los fondos directos para la Autoridad Palestina, financian el terrorismo. Una de las claves citadas con frecuencia para lograr la paz entre Israel y los palestinos es potenciar el desarrollo económico de éstos últimos. A tal efecto, parece que hay un amplio consenso sobre la importancia de extender la ayuda al desarrollo a los palestinos con el objeto de construir la infraestructura física y social que permita una sociedad sostenible y próspera. Sin embargo, pocos han cuestionado seriamente la cantidad de dinero que se destina a tal efecto.

Ver más…

0 0

MUSICA

El Blues que me mata

 Carlos H. Vázquez

http://blogs.elpais.com/.a/6a00d8341bfb1653ef014e8a28607f970d-piEl Blues más doloroso. Esta música no son sólo tres acordes, ni tampoco son todo historias del cruce de caminos. Tampoco se ciñen al color de piel, y no todas tienen por qué ser instrumentales o tener en sus letras las típicas frases de “early in the morning” and Don’t wake me (Lightnin’ Hopkins) o el “sweet home Chicago” del tema titulado así de Robert Johnson. Nada de eso. Es más, cualquiera que hubiese acelerado el Blues habría dado con el Rock and Roll, así que su electrificación por parte de pioneros como Muddy Waters es bastante meritoria, con el permiso de Howlin’ Wolf y Little Walter (este último a la armónica).

Ver más…

0 0

HISTORIA

El mariscal Pétain

http://aztecasonora.com/wp-content/uploads/2015/12/Philippe-P%C3%A9tain.jpgConsiderado un héroe en la Primera Guerra Mundial se Convirtió en cómplice del horror nazi, voluntariamente o por error

FRANCESCA PRINCE

Verdún, 1916. Esta lucha de trincheras entre franceses y alemanes se ha cobrado más de 500.000 víctimas. La peor en los dos años que dura la guerra. Philippe Pétain, un coronela punto de jubilarse, toma el mando de las tropas francesas y logra éxitos decisivos. Al año siguiente destaca como el militar que pone fin a las revueltas de las tropas. Para ello, mejora las condiciones de vida de los soldados, renuncia a las ofensivas insuficientemente preparadas y condena a los responsables de los motines. Tras la guerra, Pétain recibe el grado de mariscal. Algunos generales, como Joffre o Clemenceau, creen inmerecida esta condecoración, pues según ellos la actuación de Pétain ha sido demasiado prudente, defensiva, cuando no directamente derrotista. Pero él huye de las grandes ceremonias y el “politiqueo”. De origen campesino, su apego a la tierra será una constante. En 1918, su intención es retirarse a una finca. Como declarará más adelante, frente a las mentiras y el odio “la tierra, ella, no miente”. Si bien es poco amigo de los políticos, a partir de entonces los cargos y responsabilidades se suceden. En 1920 es nombrado Vicepresidente del Consejo Superior de Guerra e inspector general del Ejército dos años después. Más adelante asume el mando de las tropas francesas en la guerra de Marruecos. Es nombrado, además, miembro de la Academia Francesa y de la Academia de Ciencias Morales y Políticas. En 1934 ocupa el cargo de ministro de la Guerra, un puesto que acepta, según declara al presidente Doumergue, “con tal de no entrar en política”. Y en 1939 es designado embajador en España. Sin embargo, a lo largo de estos años Pétain logra mantener un equilibrio: lo bastante presente para no ser olvidado, pero lo bastante discreto para no levantar polémica y mantener su prestigio. Todos, colaboradores cercanos, políticos de izquierdas y de derechas, alaban su circunspección.

LINK PDF

0 0

POLITICA

http://wpmedia.business.financialpost.com/2017/01/robert-shiller.jpg?quality=60&strip=all

La próxima revolución: contra las diferencias nacionales

Robert J. Shiller

NEW HAVEN – En los últimos siglos, el mundo pasó por una serie de revoluciones intelectuales contra diversos modos de opresión. Estas revoluciones actúan en las mentes de las personas, y se extienden a la mayor parte del mundo no por medio de la guerra (que generalmente tiene múltiples causas) sino a través del lenguaje y las tecnologías de la comunicación. Llega un punto en que las ideas que promueven (a diferencia de las causas de la guerra) se tornan indiscutibles.Creo que la siguiente revolución de esa índole, previsible para algún momento del siglo XXI, pondrá en entredicho las implicaciones económicas de la idea de nación‐Estado.

Ver más…